El alma se limpia con el perdón

El alma se limpia con el perdón


El alma se limpia con el perdón, se hidrata con la oración, se nutre con la Palabra, se protege con la fe  y se tonifica con el amor de Dios.