Creo que mi habitación es un lugar santo

Creo que mi habitación es un lugar santo


Creo que mi habitación es un lugar santo, cada vez que mi madre entra, dice: ¡Dios mío!